CRISTO,
FACTOR VIVO EN LA VIDA DE SUS ESTUDIANTES

Toda religión enseña que Cristo es el Mensajero Divino, salvador del mundo, el más grande ser que jamás haya funcionado en cuerpo físico sobre la tierra. Sin embargo de aquello la filosofía Rosacruz va más allá de lo común. Hace comprensible la importancia del bautismo de Jesús- hombre quien a través de este sacramento entregó sus vehículos inferiores al Cristo para que los use en su paso por el plano material, siendo liberado al momento de su crucifixión para penetrar hasta el centro de la tierra. Este gran Arcángel, el más alto iniciado de esa oleada, el ser que tras sucesivas iniciaciones alcanzó la divinidad, es todavía el Espíritu morador de la tierra y continúa siendo el Salvador de la humanidad, el Cristo Cósmico o Cristo Externo que nos ayuda a despertar al Cristo individual a través del cuerpo del alma, vehículo necesario para vivir la sexta época o Nueva Galilea.

Por ello las enseñanzas impartidas por The Rosicrucian Fellowship consideran al Cristo factor vivo en la vida de sus estudiantes, quienes reconocen su divinidad y hacen todo esfuerzo posible por seguir sus pasos.